El ayuntamiento de Barcelona instaló durante las fiestas de la Mercè una carpa con el objetivo de prevenir la violencia sexista y asistir a las víctimas de ésta. La respuesta ciudadana ha sido clara: más de quinientas personas se acercaron para informarse sobre los recursos municipales existentes, dos de cada tres personas asesoradas eran mujeres y de éstas, más de la mitad tenían menos de veinticinco años.

Uno de los servicios que ofrecía el stand era informar sobre situaciones concretas vividas por las personas atendidas: ¿se puede considerar acoso este mensaje de mi jefe?; cuando mi pareja hace esto, ¿me está agrediendo? Estas preguntas nos tienen que hacer reflexionar sobre las dudas que aún tenemos para identificar una situación de violencia de género.

Cartel de la campaña.

Cartel de la campaña.

Por lo general, se nos hace muy complejo reconocer situaciones de violencia en nuestro día a día y, más aún, emprender las acciones necesarias. La violencia hacia las mujeres no siempre se considera como un problema presente en nuestro entorno. Algunas creencias populares al respecto están muy arraigadas en la población y se dan como ciertas cuando carecen de validez científica. Estos “mitos” minimizan, llegando a silenciar, esta problemática con relativa facilidad. Veamos algunos ejemplos.

Los casos de violencia hacia las mujeres son pocos, sólo ocurren en zonas marginales o a “ciertas” mujeres, por lo que podemos estar tranquilos, esto no pasa en nuestro alrededor. La realidad muestra que esta violencia aparece en todas las clases sociales. También entre personas de alto nivel socio-económico. La diferencia está en que estas últimas tienen más recursos para disimularla o silenciarla.

En mayo de 2011, el entonces director general del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, fue detenido en Nueva York para responder a una denuncia presentada contra él por abusos sexuales.  Noticia completa: http://economia.elpais.com/economia/2011/05/15/actualidad/1305444773_850215.html

En mayo de 2011, el entonces director general del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, fue detenido en Nueva York para responder a una denuncia presentada contra él por abusos sexuales.
Noticia completa: http://economia.elpais.com/economia/2011/05/15/actualidad/1305444773_850215.html

Los hombres que agreden a las mujeres están enfermos o lo hacen bajo los efectos del alcohol… por lo tanto no son responsables de sus actos. Aunque algunos casos existe un abuso de alcohol o de otras sustancias en este tipo de agresiones, este consumo nunca justifica tales comportamientos ya que rara vez los agresores actúan en contra de otras personas de su entorno que sean hombres. Además, no hay ningún estudio que vincule una patología mental, la que sea, con violencia de género. Sí que es relevante la frecuencia con la que se encuentra entre los agresores creencias características de la “masculinidad tradicional”, por no decir rancia, que incluyen el uso de la violencia para resaltar el poder del hombre sobre la mujer.

Una última creencia muy arraigada es aquella que sostiene que la mujer merece la agresión por algo que ha hecho o dicho. Es decir, las mujeres provocarían ciertas situaciones, o no harían lo suficiente para evitarlas, y los hombres caerían prisioneros en sus artimañas. Este mito está detrás de frases como “lo estaba buscando”, “tal y como iba vestida…”, “en el fondo le gusta que le peguen”… El escándalo llega cuando estas ideas llegan a la opinión pública mediante titulares como éste:

http://www.lavanguardia.com/vida/20160911/41235943018/juez-victima-violacion-rodillas-juntas.html  (Nota: Aunque parezca de 1916, la noticia es de hace unas semanas).

http://www.lavanguardia.com/vida/20160911/41235943018/juez-victima-violacion-rodillas-juntas.html (Nota: Aunque parezca de 1916, la noticia es de hace unas semanas).

La experiencia de la carpa es un ejemplo de cómo son de necesarias estas acciones para evitar nuevas agresiones y ayudar a las víctimas.